Fox Terrier de Pelo Duro


Origen e historia

La conformación de la raza del Fox Terrier de pelo duro y de pelo liso es la misma, pero el Fox Terrier de pelo duro forma una raza separada de la de pelo liso. Proviene, muy seguramente, de los Terriers de pelo duro que existían en las zonas mineras de Durham, Gales y Derbyshire. Aparecieron en 1872 en una exposición de perros de esta raza.

Fox Terrier de Pelo Duro
Fox Terrier de Pelo Duro


Aspecto General

Este perro goza de una hermosa apariencia, es inteligente, alegre, fácil de adiestra y muy buen compañero para los niños, con la típica inquietud de los Terriers. Actualmente se ve con mayor frecuencia que la variedad de pelo liso.

Tamaño

No debe pasar los 39 cm en la cruz, y el largo máximo desde ésta hasta la raíz de la cola debe ser 30 cm. Las hembras son más pequeñas . En condiciones de exposición el peso es 8 Kg; las hembras pesan 900 gr menos, con un margen de 45 gr.

Cuidados

El depilado natural está indicado en primavera, verano y otoño y a menudo si el animal se presenta para exposiciones; al igual que empolvarlos con tiza. Es suficiente con un cepillado diario, porque los Terrier son propensos a las eczemas, se debe revisar con atención su pelaje.



Ejercicios

Se adapta bien a la vida en la ciudad, como animal doméstico, pero es un perro que agradece más una vida rural, pues su mayor afición es la caza de conejos. Le encanta olfatear y descubrir alimañas, y no teme la pelea a pesar de su buen comportamiento.

Para tener en cuenta

Buen compañero.
Espléndido ratonero.
De fácil adiestramiento.
Le encanta jugar con los niños.
Buena presencia.
Necesita ejercicio abundante.
No le huye a la pelea.

Características Particulares

Tamaño: Pequeño
Espacio disponible para la mascota: Normal
Nivel de actividad: Alto
Nivel de obediencia: Alto
Sociabilidad: Normal
Cuidados requeridos: Bajos
Comportamiento con los niños: Normal
Tipo: Terrero



Fox Terrier de Pelo Duro

            
+54 11 3732 9172 / ☎ +54 11 6991 5721           
Contáctese con nosotros para conocer los ejemplares que tenemos para ofrecerle.